Saltar al contenido
Home » PropTech Updates – Innovación en gestión de acceso inmobiliario » PropTech » Innovación y Adaptación: El Camino de First Workplaces en el sector Flex

Innovación y Adaptación: El Camino de First Workplaces en el sector Flex

Introducción

Hablamos con Óscar García, fundador de First Workplaces, empresa pionera en el sector de los espacios de trabajo compartidos, nacida en Madrid en 2009 como Busining y rebautizada en 2019 con su nombre actual. Con una visión única y una amplia experiencia en el sector, Óscar ha liderado el crecimiento y la expansión de First Workplaces, brindando soluciones flexibles y modernas para profesionales y empresas de todos los tamaños.

¿Qué inspiró la creación de First Workplaces y cómo habéis ido evolucionando a lo largo de los años?

Desde pequeño, siempre me he considerado una persona con una fuerte vocación por tener mi propia empresa; por eso, estudié empresariales y dirección de empresas y trabajé para otros durante un tiempo, pero sabía que en algún momento daría el salto y montaría mi propio negocio.
En 2006, junto con mi hermano, fundamos una agencia de diseño gráfico. Sin embargo, nuestros intereses pronto nos llevaron a explorar otros mercados y fue en 2009 cuando surgió el tema del coworking y las Flex Offices. En nuestra oficina teníamos una mesa de sobra y un amigo que necesitaba un lugar para trabajar, nos propuso pagar una tarifa por utilizar ese puesto. A raíz de ahí pensé: “esto podría ser un buen negocio”.
Comencé a investigar el mercado y descubrí los centros de negocios y espacios de coworking de otras ciudades como Londres y Nueva York. Quedé impresionado por su éxito y pensé que podría ser el momento adecuado para traer esta tendencia a España. Así fue como fundamos First Workplaces con una visión internacional y enfocada a brindar servicios a empresas corporativas internacionales.
Nuestros inicios fueron como un centro de negocios tradicional, pero poco a poco fuimos adaptándonos a las necesidades de nuestros clientes. Con el tiempo, evolucionamos hacia un modelo más flexible, convirtiéndonos en una oficina flexible. La demanda de nuestros clientes, en su mayoría multinacionales, nos impulsó a crecer y ofrecer espacios cada vez más grandes y con mayor adaptabilidad.

En un mercado competitivo de espacios de trabajo compartidos, ¿cuál dirías que es el factor diferenciador clave de First Workplaces?

Te diría que son dos. El primero radica en la atención al cliente y en la personalización de nuestros servicios. Nos esforzamos por comprender las necesidades específicas de cada cliente y ofrecerles un espacio de trabajo que se adapte perfectamente a sus requerimientos. De hecho, somos la empresa en el sector con el ratio de recepcionista por cliente más elevado, lo cual nos permite ofrecerles lo que necesiten: desde un catering o servicio de café, hasta una cena navidad de empresa con regalos para los empleados. Por otro lado, el segundo factor diferenciador serían nuestras localizaciones. Todos nuestros espacios se encuentran en ubicaciones prime y en calles reconocidas. En Madrid, por ejemplo, tenemos cuatro centros en la Castellana; en Barcelona tenemos uno en Rambla Cataluña; y en Málaga, en la misma Calle Larios. Esto nos permite atraer al perfil de cliente para el que First Workplaces está más dirigido y el que más aprecia el factor de la localización: multinacionales o emprendedores de start-ups.

¿Qué consecuencias ha tenido el auge del teletrabajo para vuestros centros y qué estrategias implementáis (vosotros mismos o vuestros inquilinos) para fomentar que los usuarios vayan más a la oficina?

El teletrabajo ha sido un desafío para nuestros centros y, en cierta medida, lo consideramos una “competencia desleal”. Después de la pandemia, muchas empresas optaron por mantener a sus empleados trabajando desde casa, lo que llevó a una pérdida de valores importantes como el engagement o la creatividad. Esta situación no solo nos afectó a los espacios Flex, pero también a las oficinas tradicionales.
Hoy en día, seguimos trabajando en estrategias que generen un ambiente más atractivo y motivador y que, a su vez, fomente el regreso de trabajadores a la oficina; como pueden ser zonas más colaborativas, salas de reuniones diferenciadas y otras amenidades adicionales que sirvan como incentivo. Por ejemplo, en uno de nuestros centros, hemos abierto una terraza espectacular con vistas a la Castellana que ha sido muy bien recibida durante el buen tiempo.
Sin embargo, entendemos que lo más importante para motivar a las personas a volver a la oficina es la relación con sus compañeros y la generación de valor a través del contacto directo. Por tanto, buscamos crear un entorno que fomente la colaboración y la conexión entre los miembros de las empresas, ya que creemos que esto es fundamental para impulsar la productividad y el bienestar en su lugar de trabajo.

Imaginamos que tu visión sobre el sector Flex ha ido cambiando a lo largo de los años, ¿cuál era tu visión al comienzo y cuál es ahora?

Cuando empezamos esta aventura en el sector, la percepción era que no estaba profesionalizado. La atención al cliente se limitaba a tener un fax para mandar documentos. En aquel entonces, veíamos una gran diferencia entre los centros en España y los de ciudades como Londres, donde estaban a otro nivel en términos de inversión y diseño.
Sin embargo, a lo largo de los años, hemos visto una gran evolución. Aunque aún hay diferencias en la capacidad de inversión, los centros Flex en España se han vuelto más profesionales y se enfocan mucho más en el cliente. A día de hoy, te diría que no hay una gran disparidad en cuanto a la gestión y atención al cliente en comparación con los centros de otras ciudades, lo cual es algo muy positivo y demuestra el gran avance que hemos hecho.
Personalmente, creo que el sector seguirá creciendo en nuestro país y que hay mucho por hacer en términos de innovación y adaptación a los cambios sociales y laborales. Como parte del sector Real Estate, debemos estar en constante evolución. Uno de los cambios más significativos que veo en el futuro es la adopción de contratos de Management, similar al modelo hotelero, para brindar un mayor servicio tanto a los propietarios de los edificios como a los inquilinos. Este enfoque permitirá una mayor flexibilidad y adaptabilidad para satisfacer las demandas de un mercado que se encuentra en constante cambio.