El desarrollo de soluciones IoT, la mayor disponibilidad de datos y la mejora de la inteligencia artificial han convertido el mundo del facility management en un elemento central del proceso de innovación digital de las empresas y organizaciones. Cuando se trata de la gestión de instalaciones es el proceso de planificación, ejecución y control mediante el cual se gestionan las instalaciones (por ejemplo, los edificios y los servicios necesarios para apoyar las actividades de la empresa) con el fin de garantizar unos servicios adecuados que satisfagan las expectativas de la empresa, creando al mismo tiempo un entorno de trabajo de calidad en las mejores condiciones económicas posibles. Por lo tanto, el Facility Management representa una serie de disciplinas y servicios necesarios para garantizar la funcionalidad, seguridad, eficiencia y comodidad de todo el entorno corporativo.

Las tecnologías inteligentes permiten a las empresas obtener información crítica sobre cómo optimizar la gestión y los diferentes aspectos de la estructura

La gestión de instalaciones puede dividirse en dura y blanda. El primero se refiere a los espacios y las infraestructuras (es decir, la gestión del espacio, la gestión y optimización de los espacios de trabajo, la gestión técnica de los edificios, la gestión de la energía, la gestión de los residuos y la limpieza de los espacios interiores y exteriores), mientras que el segundo se refiere a las personas y las organizaciones (es decir, la salud, la higiene, la seguridad, los servicios internos, las tecnologías de la información y la comunicación y la logística interna). Otra clasificación es la de sistemas y programas de gestión de instalaciones. Estos sistemas utilizan sensores y dispositivos inteligentes para generar una cantidad importante de datos. Las tecnologías inteligentes son cruciales, ya que su capacidad cognitiva les permite analizar los datos y aprender de ellos, proporcionando a los gestores visibilidad en tiempo real, un mejor mantenimiento predictivo, un aumento de la productividad y una importante reducción de costes. Estas soluciones permiten a las empresas obtener información crítica sobre cómo optimizar la gestión y los diferentes aspectos de la estructura. Además, la eficacia de estos sistemas puede mejorarse integrando los sistemas de gestión del puesto de trabajo.

Las tecnologías inteligentes han cambiado todo el enfoque de la gestión de instalaciones

La llegada de tecnologías modernas, como la computación en nube, ha cambiado todo el enfoque de la gestión de instalaciones. Las soluciones totalmente funcionales simplifican considerablemente las operaciones, especialmente la supervisión y el control centralizados de los sistemas y las tecnologías utilizadas. Además, permiten unificar la gestión de edificios dispersos geográficamente, controlar las instalaciones a distancia, centralizar las intervenciones del sistema cuando sea necesario, obtener información sobre las acciones realizadas por individuos y grupos de personas y reducir los costes. Gracias a las tecnologías inteligentes, también es posible conocer el grado de utilización de los recursos, de modo que se puede prever una solicitud de aumento de espacio o una petición de traspaso de arrendamiento.

Los datos son cruciales, ya que permiten predecir escenarios futuros y procesar la información en todo momento

Las soluciones de control de acceso de Sofia Locks están diseñadas para optimizar la gestión de las instalaciones. Los datos permiten a los gestores estar al día de las actividades y unidades inmobiliarias gracias a la plataforma de Business Intelligence, que permite analizar el grado de utilización de los recursos y observar las tendencias. La ciberseguridad y el cumplimiento del GDPR también están garantizados, ya que los sistemas nativos de la nube se diseñan de forma segura y protegida. Los datos se han convertido en algo crucial en el mundo digital en el que vivimos, no sólo porque permiten procesar la información en todo momento, sino también porque permiten a los gestores predecir escenarios futuros y tomar las medidas adecuadas. Cuando se trata de la gestión de instalaciones, siempre debe utilizarse un enfoque basado en los datos, ya que permite a los gestores anticiparse a los riesgos, comprender el inmenso valor derivado de los datos y diseñar de forma anecdótica la futura estrategia empresarial.